Cáncer de piel


Cáncer de Piel

Creado el 30/01/2015


¿Qué es el cáncer de piel?

El cáncer de piel es la forma más común de cáncer. Casi todos los tipos de cáncer de piel resultan de la exposición excesiva a la luz ultravioleta, que se encuentra en la luz del sol y las luces que se usan en los salones de bronceado.
 
Existen 2 tipos de cáncer de piel: el melanoma que es poco común pero muy grave y el no melanoma que es el tipo más común y tratable.
 
La mayoría de los tipos de cáncer de piel se presentan en partes del cuerpo que están repetidamente expuestas al sol. 
 
Es importante detectar el cáncer de piel lo más pronto posible. La mejor forma de hacerlo es poniendo atención a tu piel, especialmente a los lunares. Examina tu piel a menudo y consulta a tu médico si observas nuevas protuberancias, bultos, lesiones o parches duros en la piel, o si tienes nuevos lunares o lunares de aspecto sospechoso.
La regla ABCDE te puede ayudar a recordar lo que debes buscar cuando estás revisando los lunares en tu piel. Si notas cualquiera de estas señales, consulta a tu médico de inmediato.
Señales de cáncer de piel: La regla ABCDE
 
A). Por asimetría: un lunar que, cuando se divide a la mitad no se ve igual de ambos lados.
B). Por borde: un lunar con bordes que están poco definidos o son irregulares.
C). Por color: los cambios en el color de un lunar, incluyendo oscurecimiento, extensión del color, pérdida de color o la apariencia de diferentes colores, como azul, rojo, blanco, rosado, púrpura o gris.
D). Por diámetro: un lunar más grande que 1/4 de pulgada de diámetro (aproximadamente del tamaño del borrador de un lápiz).
E). Por elevación: un lunar que está elevado por encima de la piel y tiene una superficie irregular.
 
Otras señales de cáncer de piel pueden incluir las siguientes:
  • Un lunar que sangra.
  • Un lunar que crece rápido.
  • Un crecimiento escamoso o con costra en la piel.
  • Una herida que no sana.
  • Un lunar que pica.
  • Un nuevo lunar que aparece después de los 30 años de edad.
  • Un lugar de la piel que se siente áspero, como papel de lija.
  • Parches de piel que han cambiado de color incluyendo café, rojo, blanco, azul o negro.
¿Por qué el sol es tan dañino para mi piel?

 
Los rayos del sol, que son llamados ultravioleta A y ultravioleta B (UVA y UVB) dañan tu piel. Esto causa arrugas prematuras, cáncer de piel y otros problemas de la piel.
 
Estar expuestos a la luz solar con demasiada frecuencia y por demasiado tiempo, puede causar cáncer en la piel.  El bronceado aparece como intento del cuerpo para protegerse de los rayos dañinos del sol.

¿Cuáles son los factores de riesgo por cáncer de piel?
 
Existen factores que pueden aumentar el riesgo del cáncer de piel: 

  • Tener piel clara y cabello rojo o rubio.
  • Tener ojos de color claro.
  • Quemarse con el sol fácilmente.
  • Tener muchos lunares, pecas o marcas de nacimiento.
  • Trabajar o jugar al aire libre.
  • Exposición al sol demasiado tiempo durante la infancia
  • Haber tenido una quemadura solar grave.
  • Haber tenido cáncer de piel o tener miembros de la familia que tuvieron cáncer de piel.
  • Broncearse en el sol o con una lámpara solar.

¿Cómo prevenir el cáncer de piel?

La clave es evitar la exposición al sol o utilizar lámparas solares. 

Recuerda que las nubes y el agua no te protegen, del 60% al 80% de los rayos del sol pasan a través de las nubes y pueden alcanzar a los nadadores al menos un pie debajo de la superficie el agua. Los rayos solares también pueden reflejarse en el agua, la nieve y la arena blanca.
 
Si vas a estar expuesto al sol por cualquier cantidad de tiempo, sigue los lineamientos de seguridad bajo el sol:
Son las cuatro formas de proteger su piel y reducir su riesgo de cáncer de piel. 
 
  • Evita el sol; La luz solar daña tu piel. El sol es más fuerte entre las 10:00 a.m. y las 4:00 p.m. Durante estas horas, el sol te puede causar el daño más grande a tu piel. 
  • Usa bloqueador solar: Usa un protector o bloqueador solar con un factor de protección solar (Sun Protection Factor, SPF) de al menos 15, incluso en los días nublados. Debes aplicar el bloqueador solar 30 minutos antes de exponerte al sol y asegúrate de aplicar suficiente bloqueador solar para cubrir toda la piel que pueda estar expuesta al sol, incluyendo las orejas, la parte posterior del cuello y las áreas de calvicie en la parte superior de la cabeza. Aplica más bloqueador solar cada hora si estás sudando o nadando.
  • Usa un sombrero de ala ancha, ropa protectora y lentes de sol: Un sombrero de ala ancha te ayudará a proteger el rostro, cuello y orejas del sol.  Elige lentes de sol que bloqueen tanto los rayos ultravioleta-A (UVA) como los ultravioleta-B (UVB). 
  • No trates de broncearte: No uses salones de bronceado ni lámparas solares. Las cabinas de bronceado y las lámparas solares dañan la piel igual que lo hace la luz verdadera del sol.
 
Recuerda que las quemaduras de sol en la infancia son las más dañinas. Los niños menores de 6 meses de edad nunca deben de estar al aire libre bajo la luz directa del sol. Los niños mayores de 6 meses de edad deben usar bloqueador solar todos los días.